Siguenos ahora en... Facebook Facebook

Sábado 04 de febrero de 2012

 

ES LA SECUELA DE LA FALLIDA INSCRIPCION DEL MODAVEF

 

JNE: denunciantes podrán terminar denunciados

 

No cabe duda que detrás de la denuncia del Jurado Nacional de Elecciones al alcalde de La Molina, por haber, supuestamente, consignado información falsa en la hoja de vida que presentó para postular en las elecciones de octubre de 2010, hay algo distinto a lo que el propio afectado ha señalado, como sería el supuesto interés de quienes las perdieron para mellar su imagen de alcalde exitoso. Y ese algo distinto, es la necesidad del JNE de mejorar su imagen, luego de las consecuencias de la desatinada decisión que adoptara el pasado 12 de enero de declarar nula la resolución del Registro de Organizaciones Políticas (ROP), que rechazó la inscripción del partido Por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), y disponer que emita un nuevo pronunciamiento respecto de dicho trámite, lo que se entendió como un tácito respaldo a la vida legal de la organización pro terrorista,

 

Hace algunos días, el JNE quiso revertir el generalizado rechazo a su decisión sobre Movadef, denunciando a sus dirigentes por las supuestas firmas falsas que habrían sido consignadas en los planillones utilizados para lograr su inscripción. La denuncia no tuvo el eco esperado, tanto porque el JNE ha perdido credibilidad en este asunto de la organización pro terrorista, como porque jurídicamente los dirigentes solamente podrían ser acusados por el Ministerio Público luego que los responsables  de los planillones en los que aparecieran las supuestas firmas falsas, les atribuyan y lo prueben fehacientemente que ellos fueron los autores intelectuales de la ilícita acción. Es decir, aún falta la investigación fiscal que pudiera sentar a los dirigentes senderistas en el banquillo de los acusados. 

 

Ante la ausencia de eco, se ha buscado algo más mediático como es el caso de difundir con  nota de prensa incluida, algo que va a resultar un nuevo descalabro para el JNE, pues la simple lectura de la nota de prensa revela lo endeble de la acusación, lo que le significará al JNE que sean denunciados por abuso de autoridad por la decisión adoptada, sino que, además podrán ser querellados penalmente, con demanda indemnizatoria incluida, a menos que públicamente le pidan disculpas al alcalde molinero.

 

Y es que el argumento de que Juan Carlos Zurek habría falseado datos al señalar que trabajó en el distribuidora del ciudadano Manuel Rajkovic, y que la distribuidora  no aparece en el Índice Nacional de Personas Jurídicas de la Sunarp, es inconsistente, pues al no haber consignado  en la hoja de vida las siglas que acreditaran que se trataba de una persona jurídica, debieron haber consultado el Registro Único de Contribuyentes (RUC) de SUNAT, para determinar si la persona natural Manuel Rajkovic tiene negocio.

 

Cabe señalar que el Censo Económico de 2008 reveló que en nuestro país el 91% de los establecimientos censados corresponden a personas naturales; es decir a personas naturales con negocio, como el que tuvo o tiene el señor Rajkovic. Estas personas naturales tienen RUC, planillas y pagan impuestos. Absorben a millones de trabajadores, sea como empleados, obreros y contratados eventuales y son la base de la micro y pequeña empresa.

 

¿Es que algo tan simple, no era de conocimiento del JNE? Solamente cabe presumir que el apuro por quitarse la mala imagen de su parsimonioso comportamiento en lo de Movadef los ha llevado a cometer un fatal error, que los llevará de denunciantes a denunciados. Como es un hecho que ha nacido de la difusión informativa que ha hecho el propio JNE  y de tan evidente burda confección, le toca al Ministerio Público actuar, y en lo que respecta a la querella, el alcalde Zurek está en todo su derecho de denunciarlos por difamación y en exigir la pública rectificación correspondiente.

 

Marco Tulio Gutiérrez

Abogado Especialista en Derecho Municipal

Director del IPAM

 

 

Radio Libertad - El Reportero - Comentarios sobre declaraciones de Alcaldesa de Lima sobre instalación del Cristo del Pacífico