Siguenos ahora en... Facebook Facebook

Viernes 16 de diciembre de 2011

 

REGIDORES QUE APROBARON VACANCIA SIN CERTIFICACIÓN DE JUNTA MÉDICA PODRÁN SER DENUNCIADOS

 

JNE ha hecho cumplir la ley en caso San Isidro

 

Controversia ha causado la decisión del Jurado Nacional de Elecciones de restablecer la vigencia de las credenciales otorgadas a Raúl Cantella como alcalde de San Isidro y a Magdalena de Monzarz como regidora del concejo de dicho distrito, que les fueran entregadas el año pasado como consecuencia de las elecciones municipales de octubre de 2010. Más allá de si la decisión del Jurado Nacional de Elecciones fue "excesiva" como la han calificado algunos, lo que ha agudizado la controversia es el hecho de que Raúl Cantella ha recuperado su alcaldía, en evidente demostración no solamente de que recuperó la salud que en algún momento se suponía deteriorada y muy gravemente, sino de su  voluntad política de apartar a funcionarios y asesores vinculados al corto ejercicio de alcaldesa de su ahora nuevamente regidora.

 

Sin lugar a dudas el fallo del Jurado Nacional de Elecciones ha puesto las cosas en su sitio, en lo que respecta a que no es posible obtener que se le vaque al alcalde y regidor apelando razones de salud que se convalidan con el certificado que elabore cualquier médico.  Lamentablemente así ha venido siendo hasta ayer, pues desde la vigencia de la nueva Ley Orgánica de Municipalidades en mayo del 2003,   diversas autoridades locales han obtenido su alejamiento del cargo del cual se aburrieron solamente presentando un certificado médico que acreditara el deterioro de la salud.

 

La Ley Orgánica de Municipalidades establece claramente que una causal de vacancia es tener "Enfermedad o impedimento físico permanente que impida el desempeño normal de sus funciones". Es decir, no se trata de cualquier enfermedad o de cualquier impedimento físico sino que esté debe impedir el desempeño normal de sus funciones. El campo es estrechísimo, pues no basta ser paralítico o ciego, ser seropositivo o padecer TBC o cáncer para que ello impida el desempeño regular de las funciones públicas. Acreditar el impedimento a que hace referencia la ley, pasa necesariamente porque sea un equipo médico el que determine dicha condición.

 

Es cierto que ha habido liberalidad desde el 2003 por parte del JNE en validar las decisiones de concejos municipales que aprobaron vacancias por razones de salud sin exigir la certificación de la junta médica, pues en setiembre del 2003 se aceptó la de un regidor de San Isidro porque el certificado médico indicó que su función era estresante y que eso dañaba su salud. Lo que ha hecho ahora este Jurado Nacional de Elecciones es hacer cumplir la legislación vigente.

 

Otro asunto es como deja este fallo del tribunal electoral a los regidores que aprobaron la vacancia de Cantella, sin mayoría calificada y sin haber exigido la certificación de una junta médica. Los deja inermes ante la denuncia penal que cualquiera podrá presentar contra ellos por haber omitido el cumplimiento de sus funciones, lo que es un delito en nuestra legislación. Seguramente argumentarán ante el juez  que el JNE anteriormente permitió este tipo de liberalidades. Han quedado en las manos del juez que decidirá si eso es suficiente argumentación para salvar su responsabilidad.

 

Otro asunto es el análisis de la evidente decisión de Cantella de no llevar su caso a una junta médica para apartarse esta vez efectivamente de la función pública. O recuperó a plenitud la salud o aún teniéndola deteriorada ha sido consciente de que algo andaba mal en una comuna que hasta su interrumpida gestión venía manteniendo una actitud firme por la descontaminación visual y en la que no habían indicios de ese mal endémico de la República que es la corrupción.  Sin lugar a dudas, la decisión del JNE le puso la alfombra roja para su retorno. 

 

Lo importante de todo esto que ya han quedado notificados todos aquellos que quieran apartarse del cargo por razones de salud, de que ya no es tan fácil la cosa, a menos que sea realmente cierta la situación de impedimento del desempeño normal de sus funciones.  Particularmente me reitero en la posición ya expresada con motivo de este asunto hace algunos meses, de que la ley debe cambiarse. Quien ya no quiera seguir siendo autoridad, pues debe dársele las facilidades para que deje el cargo. Pero mientras tanto, a seguir cumpliendo las tareas para las que fueron elegidos.

 

Marco Tulio Gutiérrez

Abogado Especialista en Derecho Municipal

 

 

Cómo resolvió el JNE hasta antes de este caso en

http://www.muniperu.net/prensa/Concejo-de-San-Isidro-puede-vacar-al-Alcalde-Cantella-por-razones-de-salud.htm

Tablero de Titulares de los Materiales de Prensa del IPAM

www.muniperu.net/prensa

 

Radio Libertad - El Reportero - Comentarios sobre declaraciones de Alcaldesa de Lima sobre instalación del Cristo del Pacífico